comprobando:

  • Un cambio repentino en el comportamiento
  • Aislamiento familiar
  • Irritabilidad sin razón aparente
  • Cambio en los hábitos de sueño, la alimentación, la higiene y la ropa
  • Bajo rendimento escolar/profesional
  • Cambio del estado emocional (estado de ánimo, euforia, depresión, insomnio, etc.)

Sin embargo tiene el máximo cuidado de no etiquetar a su hijo, marido, esposa, estudiante o empleado ya que pueden presentar algunos de los síntomas mencionados anteriormente y no consumidores de drogas. La mejor manera de estar seguro es pedir ayuda profesional para expertos.