El juego patológico es un trastorno psiquiátrico también llamado juego compulsivo, clasificado entre los trastornos de Pulsos.

El resultado de la explotación comercial del juego y la expresión de la ludopatía se ha incrementado en la población.

Desde un punto de vista médico para establecerse como una dependencia sin sustancias psicoactivas, el juego patológico se presenta en pacientes con sus características psicopatológicas de gran similitud con todas las dependencias, por lo que el tipo de auto modelo de intervención ayuda a que parece ser una herramienta de amplio espectro para el tratamiento y la recuperación de estos pacientes.